María José Fonseca: Septiembre 12, 2016.

Salí a buscarle y no la encontré, no estaba. Se había ido, probablemente había decidido huir de la vergüenza. Las estrellas tiritaban con asombro, la luna había faltado sin siquiera avisar ¡Era una locura! ¡Inaudito!

¿Estaría enferma? ¿Se habrá quedado dormida?

¡No! La luna tiene un secreto, y yo sé cuál es. Y no, no será lo mucho que le gusta bailar, eso todos lo sabemos, todas las noches al ritmo del viento, con su dulce desplazar, nos baila y escoge el cielo entero para debutar.

La luna tiene un secreto, y yo sé cuál es. ¡No! La luna ama cantar, pero eso no es ningún secreto; el tierno silencio en su recitar de poesía tal cual canción de cuna para nuestros corazones.

La luna tiene un secreto, y yo sé cuál es. ¿Será lo mucho que disfruta andar desnuda por ahí? ¡Sinvergüenza! Aunque he de confesar que admiro mucho su seguridad, no tiene ni una pizca de vergüenza para modelar su figura, y si bien no es perfecta, es hermosa. Todos alguna vez hemos quedado sin palabras cuando la observamos. ¡Mentira! ¡Si es perfecta! Perfecta como ninguna, aun con sus manchas y sus minas, es preciosa. Linda sin importar su edad, pero eso no es lo que oculta esta vez.

La luna tiene un secreto, y yo sé cuál es. Pero no lo diré. No diré jamás su secreto, aunque quiero que todos lo sepan, y que ella vuelva. No quiero que la luna este triste

La luna está triste, y yo sé porque. La luna hoy no salió y yo la extraño. El cielo no será lo mismo sin ella, siempre está ahí. A veces, durante el día cuando pienso en ella, yo sé que puedo verla juguetear entre las nubes.

La luna tiene un secreto, y no quiere que todos se enteren, por eso hoy decidió quedarse en casa.

Hoy la luna tiene temor de verme a los ojos, pues yo sé bien lo que esconde.

¡La luna está enamorada! Yo sé quién es su amado, pero jamás lo diré. ¿Quién diría que en soledad tan perpetua la luna estaría enamorada? En el amor basta una mirada, los ojos hablan, y los de ella se han iluminado tan fuerte, que la luz se ha apagado. Sus ojos lo dicen todo. La luna está enamorada. Sus ojos le han delatado, aun cuando las palabras permanecen quietas, los ojos acusan, y los de ella están locos por alguien. Y yo sé por quién, pero jamás lo diré.

Te he visto rezarle para que te cuente sus secretos, pero no lo hará. Jamás te dirá su secreto; la he visto mirarte, he visto como con desdén te observa, en las noches a través de tu ventana. La descubrí espiándote, y a ti te encontré llorándole. La vi sonreírte, tan coqueta como siempre, y a ti te vi deslumbrarte, burro como sueles ser.

¡La luna tiene un secreto! Y yo sé cuál es, pero jamás te contaré que ella te ama como loca, tu no puedes saberlo.

La luna tiene un secreto, y yo quiero contarle al mundo… Pero no lo haré. No les diré a todos que la luna ya no duerme porque le has robado el sueño, y ya no sueña porque sabe que es imposible.

La luna está enamorada, pero no diré que es de ti, porque es su secreto.

Jamás diré que la vi suspirar por ti, con ese soplido que heló nuestros cuerpos y calentó nuestra alma, recordándonos a todos nuestro hogar. No le contaré a nadie, se lo prometí… aunque… no me escuchó… ¡Pero no lo revelaré! No le diré a nadie que te ama… a nadie… y mucho menos a ti.

Ella sabe mis secretos, y mis dolores, no la traicionaría. Quiero que sea feliz, aunque sea por un minuto. Yo sé que de a ratos la amas, y también sé que no te gusta su amigo el sol, siempre robándotela.

¡La luna tiene un secreto! Ella guarda en sus adentros todas las veces que mis ojos se inundaron por ti, por ustedes, porque jamás la tendrás.

No contaré todas las veces que vio la lluvia caer por verte caminando en las aceras con tu princesa de cabello de chocolate y labios de corazón; tampoco diré lo mucho que se molestó por la vez que la maldijiste por salir tan temprano.

¡La luna tiene un secreto! Pero no puedo decirlo, aunque quiero, jamás diré todas las veces que la vi parpadear entre las nubes, para que subieras la mirada. Tampoco diré lo hermoso que sonreíste al verla.

La luna hoy no quiso salir. Decidió tomarse el día… y la noche también… ¿Para qué? ¿Para jugar? O ¿Para pensar en ti?

La luna hoy está llorando, porque está triste, no puede tenerte. Hoy quiere bajar, y decirte cuanto dese estar contigo, pero no puede, es demasiado tímida. Ya no quiere estar lejos, quiere reír con todos los demás. Se cansó de ser diosa, y hoy quiere ser mortal, vivir como si no hubiera un mañana.

¡La luna tiene un secreto! Pero jamás lo revelaré, no quiero que se vuelva a escapar, quiero verla volver.

Mariajosé

Sobre la autora:

María José Fonseca Carranza, veinte años, estudiante de la carrera de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Vive en Tegucigalpa, Honduras. Comenzó a escribir en el año 2012, su género favorito es la escritura de cuento corto sin embargo, para leer prefiere las novelas. Su novela favorita es “El Cartero de Neruda” por Antonio Skármeta, escritor y poeta favorito Pablo Neruda.

© Maríajosé and Fiesta de Letras, 2016. Unauthorized use and/or duplication of this material without express and written permission from this site’s author and/or owner is strictly prohibited. Excerpts and links may be used, provided that full and clear credit is given to María José Fonseca with appropriate and specific direction to the original content.

Una respuesta para “María José Fonseca: Septiembre 12, 2016.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s